Quiero viajar a...
Se me antoja...
Inicio > Blog > Los 5 mitos más conocidos sobre el vino

Los 5 mitos más conocidos sobre el vino

Una de las ventajas de tener un sommelier en tu círculo de amigos es que puedes hacerle todas las preguntas sobre vinos que parecen tontas, extrañas u obvias, sin salir avergonzado. (Y que, por lo general, traen vinos muy sabrosos a las cenas.)

Pero nos encanta hacer estas preguntas. Los profesionales del vino entran al quite porque son apasionados del vino y, francamente, pueden hablar de el, durante horas y horas (Hecho verificado por mi marido).

Por lo tanto, cuando un amigo comienza con, “¿Puedo hacerte una pregunta …”, casi siempre significa que estamos a punto de hablar de vino. Sospecho que sé cómo los médicos deben sentirse en un cóctel …

He recopilado una lista corta de algunos de los mitos más comunes del vino. – aquellos que impactan directo en el vino y / o a tu capacidad de disfrutarlo al máximo. Además, una vez que entiendas los mitos, podrás hacer cambios sencillos para tener una experiencia más placentera a la hora de beberlos.

 

Mito # 1: Un buen lugar para almacenar tu vino es la cocina.

Cuando entro en la cocina de un amigo y veo su estante de vinos, me pongo ansioso. Trato de no ofrecer consejos no solicitados, pero por lo general no puedo evitarlo.

Si bien no puede haber un lugar más práctico para almacenar el vino que en la cocina, equivale al almacenar los tomates en la nevera (esto no aplica si su vino está en un refrigerador de vino con temperatura controlada).

Los enemigos más grandes del vino son el calor, la luz y las vibraciones, cosas que ocurren a diario en una cocina. Si usted no tiene un refrigerador de vino, el mejor lugar para almacenar el vino es en un armario oscuro lejos del calor directo o en un sótano, si tienes la suerte de tener uno.

 

Mito # 2: La decantación es sólo para los vinos viejos y caros.

Este es un mito que surge muy a menudo, y siempre me gusta responder con una demostración rápida. Tomo mi mezcladora, le vierto un vino rojo, joven con taninos y lo mezclo durante 30 segundos. Entonces voy a tener el familiar sabor del vino de la botella y después de la mezcladora. La diferencia es sorprendente. El vino de la mezcladora es más suave y terso. Ha sido hiper-decantada, lo que significa que el oxígeno se ha introducido en el vino para suavizar los taninos e imitar el envejecimiento a largo plazo. Si decantas los vinos viejos para eliminar el sedimento e introducirles oxígeno, definitivamente mejor decanta vinos rojos jóvenes para que puedas disfrutarlos..

 

Mito # 3: Los blancos deben servirse del refrigerador y los rojos temperatura ambiente.

El factor más importante para disfrutar de una copa de vino es la temperatura. No hago esta afirmación a la ligera. Es más importante que la copa en donde lo bebas o de los alimentos con que lo acompañes. La temperatura influye en cómo un vino sabe y huele.

Los blancos directamente del refrigerador (alrededor de 40 ° F) están  demasiado fríos y muchos de sus sabores se esconden. La temperatura ideal es de alrededor de 50 a 55 ° C, así que lo mejor es llevarlo fuera del refrigerador al menos 20 minutos antes de servirlos.

Los rojos desde el estante (alrededor de 70 ° F) son demasiado calientes, lo que hace que el alcohol sobresalga. La temperatura ideal es de alrededor de 60 a 65 ° F, así que si está a temperatura ambiente, debes colocarlo en el refrigerador durante unos 15 minutos antes de beber.

 

Mito # 4: Los vinos caros son mejores (… dice el tipo que vende vinos caros).

Igualamos calidad con precio. Mientras más caro un articulo es, mayor será la calidad y mejor es. Mientras que definitivamente hay una correlación entre el precio y la calidad cuando se trata de vino, la verdad de las cosas es que hay vinos de gran valor que se encuentra en lugares donde la mano de obra y la tierra es más barata, y su demanda es muy poca. América del Sur es un buen ejemplo. Usted puede encontrar una gran calidad de Cabernet Sauvignon de Chile, Malbec en Argentina, y Chardonnay en Uruguay.

 

Mito # 5: El vino tinto con la carne, el vino blanco con pollo o pescado.

Francamente, este mito es un poco anticuado y creo que la mayoría de la gente acepta que sólo debe beber lo que te gusta. Dicho esto, el vino puede ser una herramienta valiosa para mejorar una comida, y una buena combinación puede ser la clave.

Hay muchas teorías y métodos sobre maridaje diferentes, pero hay una regla básica que empleo y que nunca me ha fallado: Si crecen juntos, van juntos. Básicamente, si estoy comiendo una cocina de un área específica, trato de seleccionar el vino de esa área también. Los sabores a menudo van juntos y se puede pasar más tiempo disfrutando de la comida y menos tiempo en pensar como combinarlos.

Fuente: Guest of a Guest

 

 

 

 

 

 

Datos Personales

Datos del Viaje