Quiero viajar a...
Se me antoja...

Propósito de año nuevo: Vivir un viaje de película

¿Qué esperas para empezar a vivir?

En la televisión, el cine y hasta en YouTube vemos todos los días gente ordinaria realizando acciones extraordinarias que nos llenan de inspiración. Por qué no convertirnos en los protagonistas de nuestra propia película, armarnos de valor y curiosidad y afrontar un nuevo reto, algo que antes nos pareciera imposible pero que en verdad, planeandolo bien, puede resultar la mejor experiencia de vida.

Dejemos de postergar la felicidad y vivir anclados en la inercia. Este año rompamos paradigmas y levantemos esos límites que nos hemos auto impuesto. Disfrutemos de nuestra salud y energía ahora, y sobretodo, agradezcamos ahora por la salud y energía que nuestra familia también disfruta. Nadie tiene una bola de cristal para saber qué nos depara el futuro. Así que, si puedes hacerlo: HAZLO YA!

 

Conquistar una montaña o una ola

Dejaremos el Himalaya para escaladores profesionales y dirigiremos nuestra atención a dos cimas impresionantes y definitavemente alcanzables: el Monte Kilimanjaro en Tanzania y la Ruta Inca en Perú.

Aunque parezca una odisea, para escalar el Kilimanjaro, la cima más alta de África, no se requiere conocimiento técnico, sólo una buena condición física y una actitud positiva, entrenar 3 meses antes del viaje y contar con un paquete turístico que incluya porteadores que te apoyen a cargar tus pertenencias por la montaña. El ascenso es cansado, pero las fotos de recuerdo y el derecho a presumirlas es una recompensa mayúscula. Este viaje se combina bien con un relajado safari en el legendario Masai Mara o una extensión a las prístinas playas y mar turquesa de Zanzíbar.

La Ruta Inca es una opción más fácil pues se realiza por cuatro días avanzando en total 43 kilómetros y es considerada una de las 5 expediciones más bellas del mundo. Además permite observar los diferentes ecosistemas de Perú en camino a la mítica ciudad de Machu Pichu usando los mismos caminos que usaron los incas hace cientos de años.

En la poca invernal, las montañas se conquistan sobre esquís. Si nunca has vivido esta experiencia, qué esperas para hacerlo Los mejores resorts del mundo cuentan con clases de esquí y snowboarding para todos los niveles y edades. Se puede además dar paseos en motos de nieve, practicar snowshoeing o incluso snowtubing (deslizarse en llantasí por toboganes de nieve). Resorts como Whistler y Vail son además encantadoras aldeas invernales con excelentes restaurantes, shopping y vida nocturna.

Para adoradores del sol, aprender a surfear en Hawaii o Australia es una experiencia fenomenal. En estos lugares hay escuelas de surf para todos los niveles y que además ponen gran énfasis en que el cliente disfrute al máximo. El ambiente surfista es, por demás, tan fraternal y divertido que seguramente querrás alargar tu estancia con ellos. Hawaii ofrece además increíbles oportunidades de hiking en volcanes activos, mientras que en Australia se puede bucear nada menos que en la Gran Barrera de Coral o vivir una aventura outbacka en las rojas formaciones de Ayers Rock.

 

Ser el rey de la selva

Un safari es, sin lugar dudas, el viaje más transformador que hay. Por lo menos una vez hay que vivir la experiencia de África, con sus grandes extensiones, tribus milenarias y fabulosos animales como el león, el tigre, la jirafa, el elefante y el rinoceronte. Con botas de explorador, sombrero y unos binoculares es fácil sentirse un explorador en una expedición del siglo XIX. Los elegantes campamentos con instalaciones cómodas y todo tipo de amenidades nos sorprenden en medio de un entorno natural tan salvaje y rústico.

De todas las opciones de safari africano, Sudáfrica se caracteriza además por combinar el espectáculo natural con la sofisticación de Capetown, considerada una de las ciudades más bellas del mundo, y sus magníficas oportunidades de realizar catas de vinos en su reconocida comarca vitivinicola.

Pocas veces se piensa en la India como destino de safari, pero gracias a la fascinación que causa el tigre de bengala , ahora es posible hospedarse en lujosas reservas desde donde salen expediciones para admirar a este bello animal. El viaje se completa con ciudades de leyenda como Jaipur, Udaipur y una visita al fantástico Taj Mahal. O bien, quienes busquen un viaje más espiritual pueden dirigirse a Rishikesh, con sus tradicionales retiros de yoga.

 

 

Recorrer un país en bicicleta, en moto o en yate privado

Para algunos, la bicicleta es un medio para mantenerse en forma, pero para los vietnamitas, la bicicleta es el medio ideal de transporte. Recorrer en dos ruedas uno de los países culturalmente más ricos de todo Asia permite ver de cerca campos de arroz infinitos, exóticos templos y coloridos mercados de sabores inusuales y deliciosos. De la mano de un guía experimentado, el recorrido es fácil, seguro y un maravilloso recuerdo de vida. Además, la bicicleta, casco y demás implementos vienen incluidos en el paquete de viaje.

También sobre dos ruedas, pero con mayor poder y velocidad, se puede recorrer los paisajes naturales más insólitos de Canadá montado en una fantástica motocicleta Harley Davidson. Iniciando en Kamploops y visitando Parques Nacionales, glaciares y cascadas enclavadas en las Rocky Mountains este es un viaje para gente realmente diferente.

Hay países que nacieron volcados hacia el mar, tal es el caso de Croacia. Recorrerlo en un yate privado con cabinas hasta para 12 personas, que incluye servicio de capitán y cocinero, se convierte en las mejores vacaciones para una familia con integrantes de todas las edades. Uno mismo es quien fija el recorrido y la tripulación se encarga de abastecer el yate con los alimentos y bebidas que uno prefiera. Las pequeñas islas croatas que salpican el Adriatico son bellísimas, así como la antigua ciudad de Dubrovnik con su muralla medieval. En suma, un viaje relajado y que, increíblemente, tiene un costo asequible.

Hay tantos rincones en el mundo por explorar, lugares y culturas que nos sorprenderán y dejarán en nosotros una huella imborrable. Mientras tengamos salud y energía, embarquómonos en experiencias renovadoras. Así cuando hagamos el recuento al final del a o, podremos decir, con el corazón pleno: vivo.

 

 

 

Datos Personales

Datos del Viaje