Quiero viajar a...
Se me antoja...
Inicio > Blog > The Legoland Hotel: Diseño y creatividad al servicio de los niños

The Legoland Hotel: Diseño y creatividad al servicio de los niños

Los Legos, juguetes adorados por millones de niños alrededor del mundo, ya tienen su propio hotel. Se encuentra en Carlsbad, California, a 45 minutos de San Diego y a menos de una hora de Disneyland Anaheim. La creatividad y colorido que caracteriza esta marca es visible en todo el diseño del hotel, pensado todo con un personaje en mente: los niños. Desde la llegada al hotel, los pequeños de la casa saben que han llegado a un mundo diferente. Muebles y adornos realizados completamente con legos, hasta elevadores que te sorprenden con detalles inusuales que arrancan carcajadas (no queremos echar a perder la sorpresa), cada elemento tiene como finalidad alimentar la curiosidad sin límite de los menores. Eso sin mencionar la enorme cantidad de piezas de Lego a disposición de los consentidos huéspedes.

Las habitaciones cuentan con áreas separadas para padres e hijos (a estos últimos se les acomoda en divertidas literas), perfectamente decoradas cada una con amenidades apropiadas. Los niños cuentan, por ejemplo, con su propia caja de seguridad, la que en verdad se trata de un cofre de tesoros (que oculta dentro una buena dotación de piezas de Lego) y su propia televisión, para que papá y mamá no interrumpan sus programas favoritos. El baño está equipado con pequeños asientos convertibles en inodoros, así como con un banco para alcanzar sin dificultad el lavabo. Incluso la puerta tiene dos miradores: uno para adultos y otro ubicado unos centímetros abajo, a la altura de los pequeños.

El hotel cuenta con 250 habitaciones distribuidas en tres pisos y siguiendo tres temas: Kingdom, Pirates y Adventure. Además ofrece una alberca temática y dos restaurantes: el Bricks Family Restaurant y el Skyline Café. El primero cuenta con servicio buffet, y como detalle especial, los platillos de la sección Kid´s Buffet se ofrecen sobre mesas a la altura de los niños para que ellos puedan ver y escoger con facilidad. A las 7 de la noche, un jurado escoge a un ganador entre los modelos de Legos que los niños que armaron durante el día. Aunque el hotel no es precisamente barato (las habitaciones cuestan alrededor de$250 dólares la noche) y cobra una cuota de resort de $23 dólares diarios, la experiencia vale mucho la pena. Ningún otro hotel del mundo se puede preciar de lograr que los niños dejen a un lado sus aparatos electrónicos, y echen rienda suelta a su imaginación.

zp8497586rq

Datos Personales

Datos del Viaje