Quiero viajar a...
Se me antoja...
Inicio > Experiencia de Viajeros Creatur > Veronica / Barrancas del Cobre

Veronica / Barrancas del Cobre

Experiencia Barrancas del Cobre

Uno de los viajes imprescindibles dentro de nuestro hermoso México es el viaje a las Barrancas del Cobre. Con grandes expectativas, emoción, nervios y deseos de descubrir el por qué es uno de los destinos que no se pueden perder por nada del mundo emprendí el viaje.

El vuelo salió al finalizar la tarde con destino a Los Mochis. Siendo casi las 8 de la noche, aún había luz natural suficiente para admirar perfectamente durante el aterrizaje a Maviri, la playa ubicada entre Topolobampo y el Mar de Cortés, y de acuerdo a mi compañera durante el vuelo (sinaloense), es una de las más visitadas y  favorita por los locales, perfecta para un fin de semana familiar y para degustar de gran variedad de mariscos y pescado zarandeado.

Los Mochis es una Ciudad muy limpia, ordenada y su gente es muy amable. El taxi me dejó en el famoso hotel Santa Anita, que se encuentra ubicado justo en el centro de la Ciudad. Al día siguiente comenzó una excursión a la bahía de Topolobampo. Un recorrido en yate en el que se puede disfrutar de una tranquila mañana o tarde entre el ligero vaivén de las olas. Tal vez durante el recorrido, ¡tengas la fortuna de ver a los delfines!

A la hora de la comida, en el hotel Santa Anita, nos esperaba una deliciosa mariscada. Entendí por qué mi compañera de vuelo me dijo que a ella le gustaba ir con sus amigas a desayunar o a comer en el restaurante del hotel. Más tarde nos despedimos de Los Mochis y emprendimos en recorrido en autobús hacia El Fuerte.

Es posible abordar el tren desde Los Mochis, sin embargo el trayecto es más lento y únicamente tendrás paisajes planos durante el recorrido. El Fuerte, considerado Pueblo Mágico, es un lugar con el clima perfecto para pasar unos días en total tranquilidad.  Fácil de recorrer y con un parque en el que se antoja sentarse a platicar con los amigos mientras te tomas un café o un helado a la sombra de los árboles.  Dentro de las actividades a realizar destacan el paseo en lancha (Debe realizarse muy temprano por la mañana o al caer la tarde), para que se disfrute y el sol no sea un dolor de cabeza. Es el recorrido perfecto para los amantes de la observación de aves (Si no quieres ser devorado por los mosquitos, no olvides repelente). También es posible convivir con los Mayos o Yoremes y aprender sobre sus costumbres.

En el Fuerte, me alojé en el hotel Posada del Hidalgo, el cual originalmente era la mansión de Don Rafael Almada, el hombre más acaudalado del fuerte y en dónde se cree que nació Diego de la Vega “El Zorro”.  Así que durante la comida disfrutamos de un show amenizado por “El Zorro”.

Al día siguiente llegó el tan esperado momento de abordar el Chepe. Ojo, el tren es muy puntal, así que está al pendiente con los tiempos, pues no espera a nadie!!! El Chepe es el tren de pasajeros con la singularidad de recorrer nada más y nada menos que la Sierra Tarahumara. Una forma única de emprender un viaje con paisajes extraordinarios; el toque del sonido de la máquina, el silbato, las experiencias de los viajeros a bordo, las leyendas y una rica comida en la cafetería del tren.

Llegamos  Bahuchivo y en un corto trayecto en autobús a Cerocahui, que se encuentra al borde de la barranca de Urique (la de mayor profundidad del sistema) y aquí me alojé en el hotel Misión. He de ser honesta y decir que lo que más me gustó de Cerocahui es el hotel Mision, pues cuenta con las siguientes particularidades:

1.- Se encuentra cruzando la calle se encuentra la iglesia de la Misión, cuya construcción aproximada fue en $1700.

2.- Está a un costado de la escuela Internado para las niñas Tarahumara.

Y esto se agradece totalmente, cuando la temperatura ambiente está sobre los 30°C.

3.- El hotel está ubicado dentro de un antiguo viñedo, lo que le da un toque fresco y único. Pero, ¿vinos en la sierra? Los Jesuitas iniciaron con el cultivo de la uva, dado que requerían vino para consagrar. A su salida de Cerocahui, los viñedos fueron destruidos, sin embargo quedaron algunos cortes.

Cabe señalar que la bebida de los Tarahumaras es el sowiki (fermentado de maíz), pero su elaboración y degustación no es comercial, así que en la sierra puedes degustar Tequila o bien el vino Tarahumara procedente del hotel Misión.

Por la noche una fogata y un grupo norteño amenizaron. A la hora conciliar el sueño no fue nada difícil con la paz y tranquilidad que se respiran en el lugar.

Temprano, después del desayuno, visitamos la barranca de Urique. El camino se me hizo un tanto pesado, y en mayor parte es terracería, así que no lo recomendaría para niños pequeños y personas de la tercera edad.

Más tarde abordamos nuevamente el tren con destino a Barrancas “La Joya de la corona”. Aquí nos alojamos en el hotel Mirador, el cual se recomienda pues cuenta con vista garantizada a la Barranca desde tu habitación. ¡Y qué vistas!

No hay mucho que decir, para mí fue impactante disfrutar de una comida con el impresionante fondo de la barranca. Surgieron las pláticas con el grupo de viajeros para intentar responder las preguntas existenciales, inevitables cuando te encuentras en un lugar así.  Y nuevamente quedarte sin aliento al salir al balcón de la habitación y encontrarse con el majestuoso paisaje.  Si quieres disfrutar de una hermosa noche estrellada, éste es el lugar, por favor no olvides usar mucho repelente. Algunas parejas románticas solicitaron su cena en el balcón (perfecto para un aniversario u ocasión especial).

La aventura y asombro no terminaron aquí, al día siguiente el parque aventura Barrancas en donde los más intrépidos pueden cruzar puentes colgantes, lanzarse desde la tirolesa o un Ziprider. Los pequeños se pueden entretener en Euro Bongi, el golfito o el rocódromo.Si la adrenalina no es lo tuyo, no te preocupes, puedes disfrutar del paisaje en un paseo en teleférico, observar la barranca desde la cafetería, ir a una caminata, rentar bicis, etc.

También es el lugar para comprar artesanías a precios muy competitivos. Ojo. Si tu tren sale el día que visitas parque aventuras, no olvides salir muy temprano y preguntar sobre el tiempo aproximado para tu turno (sobre todo si tomas un circuito de tirolesas). Si quieres disfrutar más tiempo, te recomiendo tomar una noche adicional para que no corras por el tren.

Mi viaje concluyó en Barrancas, si cuentas con más días te recomiendo ir a Creel para visitar los campos menonitas y a Chihuahua. De esta forma, también será menos pesado, pues la distancia a Chihuahua ya es más corta, que regresando a Los Mochis. Puedes comprar artesanías a las Tarahumaras que se encuentran en las estaciones de trenes, los precios son sumamente accesibles. Mi recomendación sería llegar temprano a Los Mochis y trasladarte de inmediato al Fuerte (Sin pernoctar en Los Mochis).  Yo hubiera preferido seguir a Creel para visitar los campos menonitas y de tener un día más no perderme la casa de Pancho Villa en Chihuahua, entre otras atracciones.

Creo que Barrancas del cobre no tiene punto de comparación con otros destinos, ya que incluso es 4 veces más grande que el cañón del Colorado y el recorrido en tren UF!!! Toda una experiencia de viaje. Creo que es un gran viaje para hacerse con amigos, pareja e incluso familiar, pero no lo recomendaría para niños muy pequeños, pues los trayectos son largos y el clima puede llegar a ser muy frío o muy cálido.

Puedo recomendarlo para personas de la 3era edad, siempre y cuando cuenten con buena condición física. No olvides considerar Barrancas del Cobre para tu próximo viaje, no te vas a arrepentir.

 

 

 

Datos Personales

Datos del Viaje